Vivir
 
  Catalunya
 
3 min
 
 

¿Por qué doblan las campanas?
El Síndic de Greuges traspasa a los ayuntamientos su regulación

JORDI BORDAS - 18/04/2006
BARCELONA

El paso del tiempo y el consiguiente cambio social han traído la dudas. ¿Tienen algún sentido las campanas hoy en día? ¿Pueden ser consideradas actualmente un problema de contaminación acústica, una molestia? En definitiva, ¿hay que vetar o restringir su actividad? El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, ha llegado a la conclusión de que su uso debería ser regulado aunque deja en manos de los ayuntamientos la resolución de este asunto. El Síndic justifica su intervención en este asunto ante las peticiones recibidas en su departamento, en especial de los vecinos en zonas densamente urbanas. Como principio gerenal, el defensor ciudadano señala que debería impedirse "el toque de campanas que sobrepasen los valores límites de obligado cumplimiento en intensidad de sonido, lo cual no siempre se ha hecho".

Pero va más allá en sus argumentaciones al analizar la función que en la actualidad tienen. Ribó recuerda que, históricamente, las campanas han sido utilizadas por la comunidad católica para recordar sus oficios, para regular la vida de los campesinos a lo largo de su jornada y para advertir a la población ante las situaciones de alerta y peligro en un momento dado.

"Parece lógico - señala el Síndic de Greuges en su resolución- que con los nuevos tiempos, algunas de sus funciones no sean imprescindibles y deban ser sustituidas por otros procedimientos". Algunas de las características de la vida moderna obligan a la administración pública a intervenir máxime si se tiene en cuenta que "una parte importante de la población, sobre todo en las zonas urbanas, descansa durante el día y trabaja por la noche" y que, en un determinado territorio o barrio, pueden coincidir varias campanas "que pueden sonar con criterios diferentes, lo que produce un efecto acumulativo no conveniente". Rafael Ribó pone en tela de juicio si su función horaria constituye ahora una necesidad general y si es imprescindible durante la franja nocturna.

La conclusión final es que este problema debe regularse de acuerdo con las ordenanzas municipales de cada ayuntamiento, que deberían tener como objetivo final hacer compatible la existencia de "las prácticas arraigadas" entre los ciudadanos y el "legítimo derecho al descanso de las personas". "Es en el seno de las diferentes comunidades locales donde deben fijarse los criterios que deben regular el uso de las campanas, teniendo en cuenta su entorno, la dedicación mayoritaria de su población y sus tradiciones".

Esta actitud del Síndic de Greuges no ha satisfecho al grupo parlamentario de Convergencia i Unió. Ni por los argumentos esgrimidos por Rafael Ribó ni por dejar este asunto exclusivamente en manos de los ayuntamientos. Agustín López, el portavoz de CiU en la comisión de Medi Ambient del Parlament de Catalunya, considera que intentar mejorar la contaminación acústica tiene que pasar por otros aspectos de mayor importancia y que, en todo caso, no se prohíba el repique de las campanas.



 
LA VANGUARDIA, el diario más vendido en Catalunya  
Copyright La Vanguardia Ediciones S.L.
All Rights Reserved - Aviso Legal - Contacte con nosotros - Publicidad