18 de enero de 2003

Nueva campaña municipal contra los “lateros”y el botellón

LA VANGUARDIA - 18/08/2003
VIENE DE LA PÁGINA 1

mágico, inspirado en una canción (el año pasado venció con “El seté cel”, recreación del tema de Sisa). Y Tordera, que el 2002 volvió a engalanarse después de 26 años sin hacerlo, puso el listón altísimo con su gruta submarina, que cuida hasta el mínimo detalle.

Una veintena de personas han trabajado durante cuatro meses para adornar mil metros cuadrados de Verdi del Mig. Han utilizado dos mil metros de plástico para el techo; quinientos de tela para construir los elementos más grandes; setenta fluorescentes para la luz de las piezas pequeñas; 25 kilos de látex para barniz; dos mil metros de alambres para colgar los adornos y trescientas bombillas para dar luz al conjunto.

Por otra parte, la difícil conciliación entre la diversión en la calle y el descanso de los vecinos volvió ayer a ser tema de comentario. Diversos puntos de la ex villa lucen pancartas que reivindican un barrio más tranquilo. Buena parte de las molestias tiene su origen en la venta ambulante de bebidas que llevan a cabo los llamados “lateros”, que alimenta el fenómeno del botellón. La presencia de esta forma de distribución de la bebida está perjuicando a los organizadores de la fiesta mayor, que en gran parte se financia con lo que se gana en las barras que se instalan en las calles.

Ferran Mascarell anunció ayer tras la entrega de premios que el Ayuntamiento ha preparado un paquete de medidas para combatir esta situación, no sólo en Gràcia –la plaza del Sol es el paradigma–, también en otras zonas, como la plaza Reial o las playas. Patrullas de la Guardia Urbana y miembros del cuerpo de inspectores de distrito se están desplegando para abordar este problema, según explicó Mascarell. De todos modos, el edil matizó que “tendríamos que aclarar la terminología, porque lo que está pasando estos días en Barcelona no es botellón, sino que hay un ambiente festivo y unas altas temperaturas que invitan a beber en espacios abiertos”.

El alcalde accidental recordó que la Guardia Urbana actúa desde hace días en la plaza del Sol y dijo que el dispositivo va a continuar y que incluso se reforzará. Paralelamente, justo antes del inicio de las fiestas, el Ayuntamiento acordó con los vecinos y comerciantes acciones coordinadas para asegurar el buen uso de la plaza. Por el momento, aunque no ha habido incidentes, este lugar sigue siendo centro de reunión hasta bien entrada la madrugada.