Año 4 nº 1138
Buscar
en Google en TeldeActualidad
TELDE Runruneo Majadero El Humor de Triberio Denuncias Entrevistas Encuestas Fotodenuncia Rostros Servicios Hemeroteca
PORTADA | POLÍTICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACIÓN | DEPORTES | ECONOMÍA | MEDIOAMBIENTE | TECNOLOGÍA | SUCESOS | CANARIAS | NACIONAL | INTERNACIONAL
martes, 25 de marzo de 2008
PORTADA > OPINIÓN Ver Estadísticas Imprimir Recomendar artículo
OPINIÓN -24/03/2008 - Actualizada a las 20:53
Colaboración
La importancia del ruido como grave problema medioambiental y social
Carlos J. La-Chica Pareja (*)
El ruido es una agresión física en toda regla con efectos nocivos para la salud y una verdadera e ilegítima intromisión en el ámbito privado de la persona, a la que impide gozar en libertad de su propio domicilio. Tanto la Declaración Universal de los Derechos Humanos como el Convenio Europeo para la protección de los Derechos Humanos y la Constitución Española contienen preceptos que conceptúan al ruido como tal y ponen de relieve la importancia del problema.
 
En nuestro país, la legislación es taxativa y tiene su máximo exponente en la Ley 37/05, de 17 de noviembre (ley del ruido), así como en los posteriores reglamentos que han desarrollado la misma (Reales Decretos 1513/05 y 1367/07).

Diversos científicos y expertos que tratan la materia, y numerosos organismos oficiales entre los que se encuentran la OMS (Organización Mundial de la Salud), la CEE (Comunidad Económica Europea), la Agencia Federal de Medio Ambiente Alemana y el CSIC Español (Consejo Superior de Investigaciones Científicas), han declarado de forma unánime que el ruido tiene efectos muy perjudiciales para la salud. Estos perjuicios varían desde trastornos puramente fisiológicos, como la conocida pérdida progresiva de audición, hasta los psicológicos, al producir una irritación y un cansancio que provocan disfunciones en la vida cotidiana, tanto en el rendimiento laboral como en la relación con los demás.

La lista de posibles consecuencias de la contaminación acústica es larga: interferencias en la comunicación, perturbación del sueño, estrés, iiritabilidad, disminución de rendimiento y de la concentración, agresividad, cansancio, dolor de cabeza, problemas de estómago, alteración de la presión arterial, alteración de ritmo cardíaco, depresión del sistema inmunológico (bajadas de defensas), alteración de los niveles de segregación endocrina, vasoconstricción, problemas mentales, impotencia, estados depresivos, etc. Dado que la percepción del ruido es subjetiva, cada persona lo vive de forma diferente, por lo que no todas las personas sienten las molestias por igual. Pero, las sientas o no, el organismo las acusa.

Por eso muchos de los síntomas descritos a continuación son los efectos físicos observados en laboratorio de alteraciones psicológicas no conscientes: 1.- La población expuesta a un nivel de ruido por encima de los 65 decibelios desarrolla a corto plazo un índice superior en un 20% de ataques cardíacos. (Estudio Cohort, presentación en Barcelona a cargo de Dieter Gottlob, de la Agencia Federal Alemana de Medio Ambiente Alemana). 2.- Los niños y los ancianos son más sensibles a los ruidos que perturban su sueño, aunque su reacción no es la misma: mientras los ancianos son más propensos a despertarse debido a la ligereza de su sueño, ambos grupos mostraron alteraciones vitales debido al ruido, aún durmiendo a pierna suelta: alteraciones del pulso, vasoconstricción, modificaciones en el electromiógrafo y en el encefalograma. (Experimento realizado por el Doctor Alain Muzet, del Centro de Estudios Bioclimáticos del CNRS, en Francia). 3.- Con niveles de ruido altos, la tendencia natural de la gente hacia la ayuda mutua disminuye o desaparece, reapareciendo en el momento en que se suprime la presión sonora. 4.- En experimentos de laboratorio con animales se demostró que en un ambiente con ruido superior a 110 decibelios (claxon de automóvil a dos metros, sirena de ambulancia a la misma distancia, discoteca, concierto de rock, moto a escape libre, trueno...), los procesos cancerosos aparecen y se desarrollan con mayor rapidez. 5.- Los niños cuyos colegios lindan con zonas ruidosas (industrias, aeropuertos, carreteras con mucho tráfico...) o aquellos que viven en lugares donde hay ruidos nocturnos que impiden un correcto descanso (locales próximos con bares, cafeterías, pubs o negocios similares), aprenden a leer más tarde, presentan mayor agresividad, fatiga, agitación, peleas y riñas frecuentes, mayor tendencia al aislamiento, y cierta dificultad de relación con los demás. El CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas) afirma a este respecto que la contaminación acústica conlleva efectos negativos en las generaciones futuras, como deterioro del aprendizaje y del desarrollo humano.

La lucha contra el ruido es una acción necesariamente colectiva y no solo de unos pocos (el ruido no lo hacen los demás, sino que lo hacemos todos). Precisa, por tanto, de la colaboración y concienciación ciudadanas, así como de una implicación decidida y eficaz de las administraciones competentes, destacando la local o municipal, que es la encargada de velar porque se cumpla la legalidad. No se puede construir una gran ciudad en la que no se respete el descanso de sus habitantes. Es precisa, por tanto, la adaptación inmediata de las ordenanzas municipales a la legislación actual, así como la implantación de medios técnicos y humanos de control que hagan efectivas aquéllas, canalizados, por ejemplo, a través de una unidad específica de la Policía Local (policía medioambiental).

Por último, y según las afirmaciones del CSIC y la OMS, el ruido no sólo produce perjuicios directos y acumulativos sobre la salud, sino que además tiene efectos socioculturales, estéticos y económicos: aislamiento social, pérdida de privacidad, desaparición de culturas sonoras, pérdida de señales sonoras significativas, depreciación económica de la vivienda, etc. Muchas de nuestras ciudades se están volviendo, en buena parte por efecto del ruido, tan inhabitables que sus ciudadanos huyen de ellas abandonando sus antiguos hogares y dejando los antiguos cascos históricos convertidos en meros cascarones vacíos. En otras, se hace tan insufrible la estancia de los visitantes que el turismo se limita a ver los "monumentos" más llamativos impidiendo un turismo de estancia mucho más rentable económicamente. En casi todas, se está deteriorando progresivamente el clima social de convivencia entre los ciudadanos. Caminar hacia un modelo ecológico de la ciudad, volver a hacer habitables a nuestras ciudades, implica una gestión positiva del medio sonoro, actuando desde el punto de vista tanto paliativo como preventivo. Conllevará un esfuerzo pero hemos de convencernos de que es realizable: otros lo han conseguido.

(*) Carlos J. La-Chica Pareja es abogado y profesor de la Academia Canaria de Seguridad.
Ver Estadísticas Imprimir Recomendar artículo
Publicidad
Todas las noticias de OPINIÓN
No son genios lo que necesitamos ahora
La importancia del ruido como grave problema medioambiental y social
¡Basta ya!
Pascua
Palabra de Dios
El futuro de CC en Telde
Las rebajas de fianzas del caso Faycán (Telde)
Un espacio político propio
Accesibilidad en las ciudades canarias
Formación en emergencias y seguridad para todos
No me parece bien lo de los hijos de Toñi Torres
Cuatro Puertas no dispone de transporte público los fines de semana
Gracias, te quiero Octavio
Enhorabuena Dulce Nombre de María
¿Han pensado lo de construir torres de 11 pisos en Jinámar?
Carta abierta a un espectador de Televals
A quién defiende Don Francisco Miguel Santana Melián
¿Cree que la Policía de Barrios aumentaría los niveles de seguridad de la población de Telde?
Si
Si, si se acompaña con un aumento de medios y efectivos
No
No, lo que hace falta son más medios y efectivos
Lo que falta es coordinación con otros cuerpos de seguridad
ver resultados de las encuestas vote
Servicios
Ciudad de Telde
El Quiosco
Canarias7
La Provincia
Revista Agüita
Prensa Regional, Nacional e Internacional
Radios
Radio Cibelio
Todas las Radios
Seleccione
Boletines informativos
Publicidad
PORTADA | POLÍTICA | SOCIEDAD | CULTURA | EDUCACIÓN | DEPORTES | ECONOMÍA | MEDIOAMBIENTE | TECNOLOGÍA | SUCESOS | CANARIAS | NACIONAL | INTERNACIONAL
Correo electrónico: correo@teldeactualidad.com
Teléfonos:649 080 197 - 636 961 258
Fax: 928 980 731
© Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio,salvo autorización expresa de la dirección de TELDEACTUALIDAD

TELDEACTUALIDAD.COM respeta la libertad de expresión de sus usuarios y no se hace responsable de las opiniones vertidas por sus colaboradores en la sección de Opinión, Cartas al Director, Tribuna Libre o en cualquier formato, literario o gráfico. Igualmente no se hace responsable en ningún caso del contenido de los comentarios vertidos por los usuarios en los foros de Telde Opina.
Quienes somos | Publicidad | Contacto | Aviso legal | Mapa web | Añadir a favoritos | Ver estadísticas
www.servicont.com