Lunes
23 de Enero de 2006
Cali - Colombia

Ediciones Anteriores
Home Cali On line Colombia On line Deportes On line Vivir
Última Hora
 ene 23 2006
 Editorial
 Opinión
 Cali
 Valle del Cauca
 Vivir
 Sociales
 Deportes
 Economía
 Colombia
 Mundo
 Justicia
 Online
 Cali
 Deportes
 Fórmula 1
 Revistas
 Palmira Hoy
 Servicios On line
 Titularesvia e-mail
  Histrico
 SuscripciónImpreso
 Pßgina del lector
 Clasificados
 Todas las secciones
 Finca Raiz
 Empleos
 Vehculos
 
Por Philip Potdevin
Desde el silencio
Enero 23 de 2006

Philip Potdevin

Cali es una ciudad ruidosa como pocas. En Cali se cree que bulla es sinónimo de alegría, que música a alto volumen es signo de fiesta, que los estrépitos de exhostos lo son de poderío y que los pitos y alarmas de carros (y las sirenas de ambulancia) son señal inequívoca de urbe civilizada. Conozco pocas ciudades, comparables a Cali en tamaño y extensión, con niveles de contaminación auditiva tan altos como los de nuestra ciudad. Parecería que el ruido fuera parte de la cultura de Cali, como lo es la rumba.

Mi pregunta es si necesitamos del ruido, del estrépito de los altavoces para ser alegres, para sentirnos contentos y vivos de verdad. ¿Qué hay en el silencio que se asimila con estar deprimido, solitario o cabizbajo?

El silencio puede ser maravilloso desde muchas ópticas. Desde el silencio nos conectamos con nosotros mismos, con el ser esencial que habita en nuestro interior y es la voz de lo que realmente somos. Desde el silencio entendemos nuestros temores. Desde el silencio comprendemos por qué odiamos, por qué sentimos celos, por qué no estamos satisfechos con lo que somos o tenemos.

En una conversación normal el silencio puede ser más elocuente que una frase tras otra. Tememos el silencio en el diálogo y nos vemos compelidos a llenarlo con palabras, así sean huecas e insulsas. El silencio en el diálogo invita a nuestro interlocutor a tomarse el tiempo para reflexionar sobre lo que nos dice el silencio, paradójicamente, invita a que el otro diga más, tome aliento y explique, amplíe y complete sus ideas. Unos segundos de silencio pueden ser más efectivos, pero ante él nos sentimos incómodos y caemos en las palabras que poco agregan.

Asociamos el silencio con aquellos ejercicios de colegio llamados retiros espirituales donde no podíamos hablar y los recordamos con desagrado. Seguramente los métodos no fueron los adecuados y el momento de nuestras vidas, la adolescencia, tampoco lo era. Es probable que en la medida que envejecemos nos volvemos más introspectivos y dedicamos más tiempo a mirar hacia adentro de nosotros mismos y comprendemos el verdadero valor del silencio.

El silencio invita a escribir en lugar de hablar, a leer en lugar de conversar, a reflexionar en lugar de discutir. Escribir a mano, como lo hago en este momento, es algo que ya prácticamente hemos olvidado por la invasión de teclados y pantallas. Nuestra mano se vuelve perezosa y torpe, la caligrafía se convierte en una maraña de insectos diminutos, pero la escritura es el lenguaje de la reflexión, de lo más profundo, de lo que en realidad es y no de lo que debería ser. La lectura sólo es posible en el silencio, la lectura abre mundos, descubre universos, genera posibilidades a través del libro o la revista (aquella destinada para leer no para mirar o chimear) y nos invita a sanar y reconciliarnos con nuestro mundo interior.

La meditación (para otros la oración) es el espacio que logramos a través del silencio para acallar nuestras mentes y conectarnos con lo trascendente, con lo que realmente es importante. Es a través de la meditación, en cualquiera de sus modalidades, donde logramos la energía, la paz y la quietud que necesitamos para enfrentar el ajetreo y el bullicio inevitables de nuestras oficinas. Y la meditación sólo es posible en el silencio.

Silencio y Cali parecerían incompatibles. Podrían incluso ser excluyentes. En realidad poco tiene que ver la ciudad donde vivimos con nuestro silencio. Eso ya es decisión de cada cual. ¿Qué tanto podemos hacer para acallar, no sólo las voces sino todos los demás elementos que contribuyen a la contaminación auditiva de nuestro entorno si es algo que está en nuestras manos? Cali y nosotros mismos nos lo mereceremos.
 



NUESTROS USUARIOS OPINAN
Opinar  
LOCOVERDESAN/JPN / BUENA NOTA!
! ... (Ver Más)

CALIVEE / CALI
ESTE PUEDE SER UN MOTIVO DE LO ENERGUMENOS QUE SOMOS EN LA CIUDAD.RUIDO GENERA MUCHOS PROBLEMAS DE SALUD Y AMBIENTALES.CASO DE LA COMUNA 2 ES PREOCUPANTE.CHIVADISCOTECAS,BARES,CANTINAS,GRILLES AV.6N,PLAZA NORTE ETC.

veedor ciudadano / Cali
Los caleños estan muy equivocados. Ellos escuchan para responder pero no para comprender.Los espíritus estan siempre a la defensiva y prestos para ofender y nunca para entender a los demás. Eso ... (Ver Más)
Opinar  
OTRAS NOTAS DE SECCION
El Editorial
Pruebas de supervivencia

Molinos de papel

Al margen. Por Germán Patiño
Dificultades del voto

Registro. Por Antonio de Roux
Pólvora y Fiscalía

Por Philip Potdevin
Desde el silencio

Pizarrón. Por Víctor Diusabá Rojas
De parte de Churchill

Comportamiento humano. Por Carlos Climent
La sensibilidad del médico

Actualidad. Por María Antonia Garcés
Viaje a Sicilia

Por Gonzalo Gallo G.
Oasis

 
IMPRIMIR
RECOMIENDE ESTE ARTICULO
RECIBA ESTA SECCION
POR EMAIL
COMENTE SOBRE ESTE ARTICULO
VER OPINIONES DE ESTA SECCION

  Copyright © 2005 www.elpais.com.co
Escríbanos: diario@elpais.com.co | Suscrípción Impreso | Aviso legal
Diario El Pais S.A. Cra. 2 No. 24-46 Tel. (572) 8987000 Cali Colombia